Vegetarianismo Consciente

Vegetarianismo Consciente

es esteticismo

 

 

La vida se torna bella, bienaventurada y estética, cuando el espejo del corazón se va limpiando por completo al comer únicamente los frutos de la tierra.

 

La cultura del vegetarianismo juega un papel profundo, integral y estético, en la evolución psíquica y espiritual del hombre. No tiene que basarse en creencias religiosas, porque se inspira en una sabiduría y una comprensión más profundas acerca de la vida. Por amor y respeto a todo lo que vive, se mueve, permanece estático o silente en el universo, uno puede entender muchas cosas que antes permanecían fuera del alcance del discernimiento consciente puro.

mantra personal

La vida desprovista de las bendiciones del vegetarianismo, permanece anclada en el denso y desagradable mundo inferior, lejos de los planos sublimes. Matar sólo con la finalidad de comer, despoja la vida de belleza, encanto y dulzura. Pertenecemos a una familia universal. Todos los animales evolucionan hasta llegar a seres humanos capaces de lograr conscientemente la perfección de la armonía con el universo. Utilizar a los animales como alimento precipita la destrucción de la civilización humana.

 

Happy woman at the local market buying groceries

Abandone la violencia

 

Existe la ley universal de causa y efecto, acción y reacción—karma—que ningún hombre consciente puede negar. Si usted come carne, será devorado por la energía irracional de los planos inferiores. No importa que sea un animal cuadrúpedo, un pez o un ave. Cada acción tiene su reacción. Por consiguiente, la humanidad debe respetar y observar el principio de la no violencia hacia todas las entidades vivientes, puesto que es fundamental para la estética.

 

Al mismo tiempo, la guerra y la violencia son inevitables en todos los niveles de vida. Cuando inhalamos y exhalamos incontables entidades mueren, y cada vez que encendemos un fósforo, millones mueren en el aire. Sin embargo, los alimentos que provienen del reino vegetal no son privados de la vida sólo para poder comerlos y disfrutarlos. Antes bien, los frutos y los vegetales se ofrecen espontáneamente a todos los seres como alimento. En realidad, las plantas de los vegetales y algunos árboles frutales tienen una vida muy corta, pero crecen nuevamente en la próxima estación. En algunos casos, incluso las raíces mustias crecen de nuevo y producen plantas de superior calidad. Cuando comemos frutas, el árbol permanece y notamos que con el tiempo produce mejores frutos. Esto no sucede cuando nuestra alimentación promueve la violencia.  La sabiduría dicta que la naturaleza de uno depende de lo que come. A menos que aprendamos a dominar o eliminar la violencia profundamente arraigada en nosotros, continuaremos fomentando nuestras guerras, la destrucción de la vida humana, la contaminación, y la insalubridad. Al eliminar la violencia, también erradicamos por completo la avaricia, los celos, el odio, el temor y otras cualidades viles que asedian al alma. Es algo muy complejo, pero con un poco de atención y de suavidad en el corazón, adoptando hábitos saludables de alimentación, podremos comprender y adaptarnos fácilmente al concepto de la no violencia en nuestra meditación activa.

 

Ecologa2

Somos una familia universal

 

El hombre a veces es considerado como un animal evolucionado, y el animal, como un hombre no evolucionado. De manera que cuando se mata a un animal, en realidad se están destruyendo sus oportunidades de evolución hacia la raza humana. Es como matar a nuestros hermanos menores antes de llegar a la madurez. Lo cierto es que somos una familia universal. Matar priva nuestras vidas del sentido de responsabilidad o compromiso. En la mayoría de los casos, si las personas se viesen en la necesidad de matar para comer, estarían muy renuentes a hacerlo. Se ha comprobado que en cada familia, dos o tres de sus miembros no querrían comer carne si ellos mismos tuviesen que matar a los animales. Sin embargo, cuando la encuentran lista y bien empacada, se hace más fácil cocinarla y consumirla.  En cualquier caso, ya sea que uno mismo mate o simplemente consuma la carne, las implicaciones son las mismas.

 

 

Una dieta estética

 

La dieta vegetariana es la forma perfecta y puramente estética de alimentar y mantener el cuerpo. Este régimen produce un estado lúcido de conciencia, porque el cuerpo y la mente son interdependientes, y el cuerpo definitivamente afecta la mente. Por ejemplo: si se experimenta dolor en alguna parte del cuerpo, la mente no permanece apacible ni relajada. De la misma manera, la mente afecta el cuerpo. Si la mente está perturbada, los alimentos que uno ingiere tendrán un efecto negativo en el cuerpo, como indigestión o disentería. A su vez, eso impedirá que la mente esté tranquila y relajada. La dieta vegetariana psicológicamente destruye la naturaleza violenta en nosotros y produce una conciencia de amor puro hacia todas las formas de existencia; ¿y cómo puede uno obtener amor si se da a la antiestética tarea de matar para comer?  Por otra parte, el terror que experimenta el animal en el momento de su matanza, entra en su carne y produce esa misma modalidad en aquellos que la comen. Por eso hemos tenido durante siglos una sociedad temerosa, violenta y renuente a asumir compromisos.

 

 

El vegetarianismo no es dogmático

 

La dieta vegetariana no está basada en las creencias dogmáticas, ni en reglas rígidas extraídas de un libro; más bien, se basa en la comprensión universal de un corazón con experiencia. Cuando uno entiende y se solidariza con el lenguaje del corazón, amará a todas y cada unas de las criaturas vivientes, y esa peculiar energía de amor, armonizará todo de una manera muy bella y lo salvará de una vida atormentada y una muerte llena de temores. Aunque muchas religiones practican el vegetarianismo, éste no es un código de conducta o una dieta limitada al conocimiento de las clases religiosas o educadas. Es una práctica, una forma de vida que requiere una comprensión clara de qué es amor y qué es la no violencia. Desprovistos de esa comprensión y de esa práctica, mataremos para deleite del estómago, lo cual es sumamente desagradable e innecesario. También debemos recordar que los frutos de la tierra caen al suelo, mientras los árboles continúan suministrando el oxígeno que nutre a la gente tanto como lo hacen sus frutos. Por el contrario, cuando se mata a los animales despiadadamente, dejan de dar los beneficios que ofrecen en vida.

 

Su cuerpo necesita agua

 

La ciencia ha determinado que aproximadamente el setenta por ciento del cuerpo está compuesto de agua, uno de los componentes primordiales de toda materia viva. Por consiguiente, su dieta debe ser rica en alimentos que suministran agua. Ellos le proporcionarán a su cuerpo el agua necesaria para abastecerlo y ayudarlo a eliminar las toxinas, rápida y completamente. Además, debe asegurarse de tomar agua potable en abundancia a lo largo del día, ya que la mayoría de las personas se deshidratan sin darse cuenta. Es aconsejable mantener una botella de agua purificada a su alcance, para que pueda beber frecuentemente durante el día.

 

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Alimentos frescos y saludables

 

A través de los siglos han existido malentendidos y controversias acerca de la sencilla dieta de un practicante espiritual. Algunos expertos abogan por una dieta compuesta exclusivamente de frutas, leche y vegetales crudos. No obstante, de conformidad con estudios e investigaciones realizadas, se ha demostrado que ciertos alimentos no son adecuados para el cuerpo humano. El estudio de las secreciones digestivas y salivales, así como la durabilidad

de las membranas mucosas en el canal alimentario, demuestra que no están hechas para digerir carne ni alimentos crudos y duros. Además, los animales carnívoros tienen intestinos cortos y sus alimentos son expulsados rápidamente, antes de que ocurra cualquier tipo de fermentación. Los intestinos del ser humano miden treinta y seis pies de largo y los alimentos a veces demoran más de dieciocho horas en su recorrido por el cuerpo. Muchos estudios sobre la alimentación han determinado que la pasta, por ejemplo, toma veinticuatro horas para ser eliminada por completo del tracto digestivo. Los tubérculos y los granos bien cocidos, y los vegetales al vapor, no se fermentan dentro del tracto digestivo y por consiguiente nuestros intestinos se mantienen limpios y nuestro sistema inmunológico en óptimas condiciones de funcionamiento. La energía vital que se recibe de una dieta de esta naturaleza, energiza la mente meditativa del practicante del Power-Mantra.

 

il_fullxfull.243126988

La preparación de los alimentos

 

Otro factor importante es la forma en que se preparan los alimentos. Los alimentos preparados en modalidades oscuras, como por ejemplo una mente llena de lujuria, ira o envidia, absorberán esas actitudes y modalidades y las transmitirán a quienes los coman. Por ese motivo muchas personas cultivadas disfrutan más de una comida casera—preparada por familiares y otros seres queridos—antes que salir a comer fuera, donde se corre el riesgo de que los alimentos sean preparados por personas bajo la influencia de una energía o modalidad negativa. Las principales religiones solucionan y neutralizan el problema de los alimentos afectados por una mentalidad defectuosa durante su preparación, recargándolos con energía positiva al orar sobre ellos, al ofrecerlos al Señor antes de comerlos, transformándolos así en gracia o remanentes divinos. Del mismo modo, aquel que practica el Power-Mantra puede purificar y espiritualizar sus alimentos antes de tomarlos, cantando su Power-Mantra Personal.

 

Assorted fresh vegetables falling into a wooden salad bowl isolated on white background

El plan alimenticio ideal.

 

Desde el punto de vista científico, la mejor dieta para el practicante avanzado del Power Mantra—especialmente para quienes desean incrementar e intensificar su meditación activa en el Power-Mantra—sería una dieta muy ligera y de fácil asimilación. Una dieta de esa naturaleza es agradable y sabrosa, y facilitará el despertar del ser interno individual que le conducirá hacia el Ser Supersubjetivo. Por consiguiente, para los practicantes serios que desean emprender disciplinas avanzadas, una dieta de alimentos hervidos, tales como vegetales, arroz, cebada, lentejas y guisantes, cocidos todos juntos en forma semilíquida y condimentada con moderación, es altamente recomendada. Los alimentos oleosos, grasientos o fritos, deben ser evitados a toda costa, y las proteínas deben ser debidamente balanceadas para aligerar la carga del hígado.

 

El plan alimenticio del Power-Mantra ha sido cuidadosamente diseñado para proporcionarle máxima energía, proveniente de los alimentos vivos y saludables que usted coma. También suple los nutrientes y el oxígeno que previenen el envejecimiento prematuro del cerebro y del corazón. Esto nos dará una mayor capacidad para conocer, comprender y sentir compasión hacia todos los seres.

 

El plan alimenticio ideal para los practicantes del Power-

Mantra, está basado en los siguientes principios:

 

–  Deléitese con un festín de frutas y vegetales hasta el mediodía, o tome un desayuno bien balanceado.

–  Incluya un alimento de proteína concentrada en cada comida. Para gozar de óptima salud, es necesario comer la combinación apropiada de carbohidratos, proteínas y grasas.

–  Coma cantidades moderadas de alimentos para que no sienta incomodidad alguna, inconvenientes para moverse, o dificultad para respirar después de sus comidas. Por el contrario, debe sentirse satisfecho y lleno de energías.

–   Fórmese el hábito de comer alimentos frescos y saludables, como frutas frescas y vegetales variados, siempre que sea posible.

–   Elimine los hábitos malsanos, como el exceso de grasas,

aceites, azúcar, carne animal, granos y lácteos.

–  De noche, cene ligero para lograr un sueño apacible, profundo, y despertarse rejuvenecido y presto para una excelente meditación activa en la mañana.

 

NOTA: Cuando se es vegetariano, el aceite de linaza y los suplementos vitamínicos del complejo B, son fabulosos preventivos de desórdenes en el sistema nervioso, la cabeza y el corazón.

 

 

La combinación correcta

 

Es muy importante conocer nuestros patrones alimenticios y tratar de regularlos en todo momento. Quizás no todos puedan seguir estrictamente la dieta antes descrita, debido a restricciones de tiempo, lugar, circunstancia y gustos personales. Sin embargo, es necesario esforzarse un poco para ingerir la combinación correcta de carbohidratos, proteínas y grasas en varias comidas pequeñas—de cuatro a cinco—al día. No olvide incluir muchas frutas y vegetales en su dieta, y beber agua en abundancia.

 

Los condimentos también juegan un papel muy importante en la dieta del practicante del Power-Mantra. Los aderezos como el cilantro, las semillas de comino, la cúrcuma, el anís, la pimienta negra, los pimientos verdes, la pimienta de cayena, los clavos dulces, el cardamomo, y la canela, entre otros, son excelentes agentes digestivos que han sido utilizados con éxito durante siglos para facilitar la digestión. El propósito principal de estas especias no es simplemente realzar el sabor, sino aprovechar sus propiedades idénticas a las  de las enzimas en el cuerpo. Ellas ayudan a desintegrar los alimentos para una digestión más rápida y una mejor asimilación.  También ayudan a preservar la energía vital para la meditación activa y a mantener la temperatura interna

del cuerpo durante el proceso de la meditación.

 

De conformidad con antiguos estudios sobre dieta y alimentos que favorecen una óptima meditación activa, los alimentos naturales, holísticos y macrobióticos, son las mejores opciones. La ciencia holística—la ciencia del siglo veintiuno—ha demostrado y comprobado que es más beneficioso para el tracto digestivo si los alimentos son cocidos al fuego y no en el estómago. La combinación del fuego para cocer los alimentos y las enzimas presentes en los condimentos, disgregan los alimentos en componentes más pequeños, facilitando su digestión.

 

La dieta ideal del practicante del Power-Mantra se parece a la dieta macrobiótica. Debe ser simple, natural y relativamente suave, sin el exceso de condimentos utilizado en la tradicional dieta oriental. El practicante del Power-Mantra debe aumentar los carbohidratos en su dieta, como el arroz y la cebada, porque éstos ayudan a mantener la temperatura interna del cuerpo. Por el contrario, la carne, los pescados, los huevos, y otros alimentos pesados, demandan más fuego interno para su digestión. De manera que si la dieta no está bien balanceada, robará la energía vital del cuerpo que está destinada a facilitar el progreso espiritual en el nivel cósmico de la conciencia pura y bienaventurada. Los estudios han demostrado que el despertar de esas energías sutiles en el cuerpo afecta el sistema nervioso, porque la temperatura interna del cuerpo experimenta diferentes cambios y baja mucho más que la temperatura externa del cuerpo. Entonces el metabolismo disminuye su velocidad y a veces hasta llega a detenerse. El consumo de oxígeno también merma. Por consiguiente, se reitera que el practicante del Power-Mantra debe tratar de seguir una dieta ligera, no muy condimentada y con un alto contenido de carbohidratos, la cual es de fácil digestión y no demanda fuego adicional para ser procesada por completo. Una generosa ración diaria de frutas y vegetales es sumamente esencial para nutrir las partes más sutiles del cerebro que ofrecen amplio acceso a los planos superiores de conciencia.

 

 

Alimentos para el progreso espiritual

 

Hay muchos y diversos tipos de practicantes místicos, y todos ellos reaccionan a los alimentos de manera diferente. Por ejemplo, los más activos pueden comer dulces y confituras, otros pueden tomar leche y otros productos lácteos; pero esto no representa una carga para ellos, porque su metabolismo es muy rápido debido al servicio que realizan. Sin embargo, para otro tipo de practicante, como aquel que permanece sentado todo el día en meditación, los alimentos  mencionados resultarían dañinos. Entre todos los místicos de naturaleza activa, los más activos son aquellos que desean alcanzar la unión con Dios a través del amor y el servicio a Él. Tales místicos ocupan alma, mente y cuerpo, las veinticuatro horas del día, en el irresistible e ininterrumpido servicio al Señor.

 

Muchos iluminados aseguran que quienes no siguen una dieta vegetariana no pueden despertar dentro de sí la potencia mística del cosmos, la Conciencia Suprema que todos conocen como Dios. No obstante, muchos cristianos, judíos, musulmanes, santos sufí, y otros espiritualistas pertenecientes a diversas religiones y escuelas místicas, afirman haber obtenido una visión detallada de Dios, la Hermosa Realidad, aunque no hay evidencias de que hayan seguido una dieta vegetariana. Como dijera Jesús: “Todo lo que entra en la boca va al estómago y después termina en la letrina. En cambio, lo que sale de la boca procede del corazón; y eso es lo que contamina al hombre”. Con esas palabras, quiso recordarnos que el aspecto más sustancial del hombre es lo que anida en su corazón, lo cual es más importante para su bienestar espiritual que lo que pueda comer. Algunos de ellos alcanzaron alturas espirituales a pesar de lo que comieron. ¿Y quién podría decir realmente qué comieron los iluminados? El regreso al paraíso o alcanzar el paraíso—el Jardín del Edén, el cielo espiritual, el centro de todo—ciertamente no se logra sólo con la dieta, sino a través de una fe profunda, de un arduo trabajo y una mente con determinación.

 

El principio más importante es que no debemos comer sólo para satisfacer nuestro paladar. En los alimentos hay una esencia, una naturaleza intrínseca llamada praïa, la esencia cósmica pura de los alimentos. La combinación de una dieta estética y la meditación activa en el Power-Mantra, incrementa nuestra comprensión universal y produce la energía que transporta al individuo a los más elevados niveles de cristalización de la conciencia espiritual. Aquí no nos referimos a las vitaminas ni a los minerales, sino a la energía pránica cósmica, la forma más sutil de nutrientes encontrados en los alimentos. Cuando comemos sólo para deleite del paladar, en lugar de obtener energía superior, recibimos una mentalidad gruesa. Por el contrario, la energía esencial de la estética dieta vegetariana, alimenta la psiquis espiritual con creciente inspiración y determinación. Por eso, los yoguis y los santos de todas las tradiciones han observado, tanto como les ha sido posible, una dieta suave y mínima durante sus períodos de más intensa práctica espiritual. Si usted come en exceso, estará sobrecargando su tracto digestivo. Cuando su sistema digestivo está sobrecargado, no puede extraer la energía pránica de los alimentos. Praïa es una sustancia que también nutre los pensamientos y el sistema nervioso. Cuando los pensamientos son nutridos con alimentos pránicos, se tornan más refinados y puramente instrumentales, existenciales, y la persona puede alcanzar y mantener estados de conciencia más elevados. Por esa razón, es sumamente beneficioso para el practicante del Power-Mantra mantener el cuerpo tan ligero y puro como sea posible, ingiriendo alimentos puros: alimentos que no sólo nutren el cuerpo, sino también el cerebro, la psiquis, y finalmente el alma.

 

Agasaje su cuerpo con los alimentos de la tierra, magnas dádivas que Dios nos ha dado, mientras vive su Power-Mantra Personal y emprende el sendero espiritual con entusiasmo y regocijo

 

 

 

You Might Also Like

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *